lunes, 29 de diciembre de 2008

Lo que hay que hacer para ganarse la comida de cada día

Este pobre gato tiene que trabajar duro para ganarse el sustento. Si tiene hambre, pues debe ponerse a hacer ejercicio por lo menos un rato hasta que los engranes que hay en la parte superior coincidan en cierta posición y entonces es liberado un trozo de comida (una croqueta, como las llamamos acá).

El dueño tal vez inventó el aparato para que el gato hiciera un poco de ejercicio, o por pura maldad. De todas formas, y como no entiendo “gatuno”, me es difícil saber cuáles son los sentimientos del felino, aunque sí me queda claro que él preferiría no tener que hacer su sesión de caminadora para ganarse el pan.

Duración del video: 43 segundos

 

____________________________
Artículo Fuente : El gato hámster
Autor / Publicado por : Andrés Borbón
Web Site / Blog : Tecnoculto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí