jueves, 14 de agosto de 2008

Vacaciones forzadas

Edito este post para publicar uno más completo y actualizado. No lo elimino por respeto a la generosidad de Nav!s que tuvo a bien dejar un comentario. Por favor no lo interpreten como una "estrategia" para lograr más comentarios.

Gracias por su comprensión.

2 comentarios:

  1. Tranquilo Rómulo te estaremos esperando.


    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Te pido mil disulpas por la demora en responder a tu comentario. Por esa época ya había empezado mis problemas con mis HD antiguos. No tengo excusa sino que estoy simplemente explicando la razón. Por favor disculpame por mi falta de atención y respeto a tu participación, seguimiento de mis blogs y sobre todo por tu amistad (así lo considero).

    Gracias por tu apoyo y solidaridad. Espero ser digno de ello siempre.

    Un saludo desde Lima, Perú

    ResponderEliminar

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí