martes, 15 de julio de 2008

Y ahora, el iMarketing

Era de esperar. Nos están escribiendo muchos lectores para comentarnos su enfado, su grandísimo enfado, por la forma en la que Telefónica está llevando a cabo la comercialización del iPhone. El principal motivo: el desabastecimiento. Nos cuentan sus periplos, yendo de tienda en tienda, preguntando por el gadget de Apple, y recibiendo miradas de asombro por parte de los dependientes, que no saben cuándo llegará el teléfono a sus expositores, sobre todo cuando se intenta conseguir fuera de Madrid o Barcelona (y aún así).

apple-iphone Desde Telefónica aseguran que el problema no es tal, y que además, cada semana recibirán terminales de Apple para paliar la demanda de los consumidores, que como mucho, esperarán una semana para tener su aparato. Sin embargo, parece no ser así. También hay quien cree que Telefónica está jugando al despiste, haciendo crecer la expectación -todavía más- acerca del aparato, que rápidamente se ha agotado de las tiendas (el nuevo Marketing, que ya realizaran Nintendo y Sony cuando lanzaron sus videoconsolas -pocas- al mercado, y que ahora lleva la i delante para ser un invento más de la factoría Apple). Y todo eso sin contar los problemas que están encontrando algunos usuarios -afortunados ellos por tener su teléfono- que no son capaces de activar su ‘ladrillo’ al habérsele caido a Apple los servidores a nivel internacional que ofrecen la última actualización de iTunes. Y aún así, media España continúa como loca por conseguir su teléfono, pagando lo que haga falta pagar (aunque las tarifas sean más caras que las que se ofrecerán en otros países de nuestro entorno como Francia).

El presente artículo NO ha sido modificado en su contenido pero si se le han agregado enlaces para complementar la información. Eventualmente también se han agregado imágenes o modificado las existentes. Para ver el artículo original por favor hacer uso del apartado Fuentes que se incluye al final de este post.

____________________________
Fuente : Y ahora, el iMarketing
Autor :
Web : Blog Café - toma bytes y moja!

2 comentarios:

  1. Yo le informo de que en la isla de Mallorca sólo se puso a la venta en un conocido centro comercial (sólo un punto de venta) y únicamente dispusieron de 75 unidades, que se vendieron en exactamente 15 minutos. El resto de los clientes tuvieron que apuntarse en una lista de espera y no se sabe muy bien cuándo podrán disponer de uno.

    ResponderEliminar
  2. Me esta empezando a despertar la curiosidad sobre este producto, pues veo en varios sitios la "locura" que ha despertado. Lo que me llama la atención es que existan problemas de distribución cuando al verse tanta demanda lo razonable, creo yo, es proeer de stock.

    Aprecio mucho tu comentario y visita. Un saludo desde Lima, Perú, cruzando "el charco" hacia la bella ciudad de Mallorca!!!!!

    ResponderEliminar

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí