lunes, 14 de julio de 2008

El porqué me haces tanta falta: una etapa difícil

5184~Soledad-silenciosa-II-Posteres Dicen que no hay mal que por bien no venga. Los dichos populares guardan una sabiduría que uno no debería de ignorar, pero, ¿no es mal de todos consuelo de tontos?. No me mal interpreten, sino que hay veces que sólo lamentarse es lo único que queda pues la situación no ofrece panorama para más. Verán. Hace unas semanas empecé, presa de la indignación y rabia, una campaña contra el administrador de un blog en que había ganado un concurso. Me sentí burlado y humillado porque el dinero lo necesito, vivo en Perú y las cosas aquí no son de las mejores que se digan, pese a que el gobierno diga que estamos mejorando, que estamos bien y todo eso. Probablemente a nivel gubernamental e internacional mi país esta mejorando, pero la billetera mía y la de muchos sigue igual de vacía y por esa misma razón hay pocos empresarios que deseen pagar mis servicios y el de programadores similares (diseño aplicaciones para internet y multimedia y la verdad soy muy bueno en lo que hago). El domingo de la semana antepasada mi máquina se puso mal. No cargaba ningún disco duro, había sonidos raros y todo eso. Luego de revisarla me di cuenta de que los cables IDE estaban sueltos (no tengo HD SATA sino IDE, es pentium IV de 2.4Ghz con 1Gb RAM DDR y vídeo GeForce MX 4x de 64Mb así que gran máquina no es).

Le agradecí a Diosito como debe ser y se me ocurrió que como acto de "buena intención o fe" y empecé a recorrer todos los sitios en que había subido los vídeos e imágenes y eliminarlos: Youtube, Metacafe, MSN Videos, Google videos y Yahoo! videos (no pocos, ¿eh?), así como sitios como Picasa, Facebook, HI5 y Flickr. Toda una campaña. Para finalizar el día le escribí a esta persona despidiéndole y diciéndole lo mal que me sentía. Al día siguiente me respondió y la semana pasada me pagó en persona. Cosas de Dios a no dudarlo.

Ayer mi máquina se colgó 2 veces. Parece que los cables IDE están mal o tal vez los cables de la fuente de poder. Chequé con un programa nativo de Microsoft las distintas particiones y menos mal no encontró errores ni sectores defectuosos. Había empezado hace unos días una nueva campaña contra la empresa que me estuvo brindando hosting porque simplemente me dio un pésimo servicio el último mes y medio. Di marcha atrás pues la había conceptuado igual como la primera con videos y todo. Es más, eliminé todo email y rastro de esa empresa y las comunicaciones con ella en mi PC. Para mi es asunto cerrado. Soy rencoroso, lo se, pero en estas dos oportunidades, más en la segunda, tenía muchas razones para estar molesto e indignado. Por ahora mi máquina no da problemas pero ya no la prendo 18 horas al día o más (desde las 7am hasta las 2am por lo general si es que no dejo algún torrent que bajar por la noche). Con lo que me pagó el administrador del web he podido migrar a un paquete integral de cable, teléfono e internet vía ADSL con telefónica (no me quedó otra porque Telmex aún no tiene cobertura por mi zona) en que ahorro 100 soles, algo así como  35 dólares. Pero ahora tengo miedo de prender mi máquina, que se cuelgue, que ya no funcioné más, el perder mi información pero sobre todo el no poder conectarme a Internet pues, y no lo tomen a mal, ustedes son mi familia virtual, parte de mi pequeño mundo.

Tengo planes. Quiero empezar a grabarme en vídeo casero con mi webcam tocando piano y publicarlo para ver que pasa. Quién sabe, tal vez "me descubran" como algo raro a mis 46 años (falta poco para 46 aún tengo 45). No sé, soñar no cuesta nada. Pero lo triste, al menos para mi, es darme cuenta de que los sueños va siendo lo único que me va quedando.

Malucita Por eso el título de este post. Si mi Malú estuviera viva aún, es verdad, sería un gasto más por la comida (una bolsa de alimento balanceado de 20Kg le duraba cosa de 6 a 7 semanas promedio) pero la verdad sería más fácil sobrellevar todo esto, mucho más fácil.  ¿Por qué comparto esto a riesgo de obtener burlas, gestos de lástima, desinterés y todo lo demás?. Porque sé que habrá más de alguno que sin dejar comentario, y conste no los estoy pidiendo, leerán y comprenderán y con algo de suerte pensarán "no te preocupes Rómulo, todo tiene su tiempo". Mi abuelo decía "nada es para siempre". Creo mucho en esa frase, pero me cuesta trabajo creer en mi. No pensaba postear esto en todos mis blogs pero aunque algunos como Una marmota en el barrio de Lima que es el que menos visitas tiene (según Google Analytics) y el que menos suscriptores posee (según FeedBurner) igual es el que más quiero. La marmota es mi alter ego, a no dudarlo. Ahí puedo soltar al niño que se ha acostumbrado a vivir en el terreno de un adulto dentro de mí. Tal vez algún día mi máquina deje de funcionar, no haré un escándalo, la apagaré y lloraré en silencio, tal vez algo de lágrimas rebeldes aparezcan. Y no será por perder mis diseños, o los cientos de MP3 que he coleccionado y que por falta de dinero no he podido grabar en CD, ni por mis correos ni programas "originales". Todo eso es recuperable, es decir, todo se puede volver a conseguir. Todo. Pero el tiempo que estaría sin conectarme a Internet, de no ver a mi "familia" que son ustedes, que eres tú que me lees aunque sea ocasionalmente o de casualidad, tú que tal vez sonrías con mi desventura, que esboces una sarcástica sonrisa por mi mala suerte o que estés serio por mi confesión abierta y sin desparpajo, el no poder verles y saber que existen detrás de toda esta colección de bytes, tecnología y cables, eso sería lo más doloroso.

Creo en verdad que moriré solo, con suerte rodeado de mis perras, pues espero poder tener más compañeras. La primera que venga la llamaré Vania, seguida de Naomi, el primer macho se llamará Vashnik, el siguiente pekinés lo llamaré Yam-Yam sea macho o hembra, la siguiente pekinesa se llamaría Mei-ling y así. Me imagino que al final, esta casa que no es pequeña, 2 pisos, 3 habitaciones, 2 baños, un estudio (antes garaje) una ducha (baño de servicio), un almacén , patio lavandería, cocina y un jardín así como patio exterior (el verdadero garaje) la legaré a alguien que la merezca, el cual espero encontrar. Mi último deseo, morboso o no, es que me cremen y junten mis cenizas con las de mis mamis, las de mis perras y que las esparzan en el mar. Mi piano, mi amado piano, espero encontrarle hogar y si no, bueno, rezar para que tenga un buen fin o mejor aún una mejor vida.

Y hoy es un día como cualquiera. No voy a incluir links como en mis otros post regulares. Esto es personal. Creo en Dios gracias a mi Malú. Confío en el aunque no tenga las más mínima idea de que quiere hacer con mi vida. Mi fe es pequeña, rota y dañada, pero es mía. Solo mía. Gracias por leerme..

2 comentarios:

  1. Hola Rómulo.
    Como bien sabes este tipo de mensajes me tocan profundamente.
    Desconozco el motivo, pero no soporto la desesperanza.
    Soy una persona que no tiene una creencia religiosa, pero creo en el espiritu humano y en el poder se superación de la gente.
    La vida me ha enseñado que, en este tipo de situaciones, uno por lo general tiene la llave para salir de su propio encierro.
    Amigo, debes buscar esa llave, recuerda que los momentos vividos son aquellos que se vivien con felicidad, lo demás no existe.
    Fuerza, pensamiento positivo, accion!.
    Saludos,
    Guille
    Perfumes Hombre

    ResponderEliminar
  2. Por eso les llamó "mi familia virtual", no por este tipo de respuestas mi estimado, sino porque aunque no respondieran se que ahí están, que algunos tendrán buenos pensamientos y otros solo pasajeros, pero ahí estan.

    Cada vez que escuchó una sirena de ambulancia, bomberos o similares por mi zona, lo que siempre digo en voz alta, a veces murmurando pero pocas, es "ojalá no sea nada grave". ¿Por qué?, porque quiero creer que si, Dios mediante nunca me pase, yo algún día este en una ambulancia o requiriendo la asistencia de bomberos o similares, alguno diga lo mismo. Tal vez suene tontería pero igual es.

    Mi máquina esta mal, parece que tiene solución, pero claro, eso lo se por teléfono y no porque el técnico haya venido, menos mal que es de mi absoluta confianza y sobre todo muy capacitado. Mañana por la mañana la verán y entonces sabré a que atenerme. Lo bueno dentro de todo es que, si se puede llamar bueno, no tengo ningún trabajo en curso, esto es, no tengo que entregar nada a nadie por un pago, pues si fuera así, menudo lío tendría. Una máquina como la que necesito y deseo ronda aquí en Perú los $2,000.00 comprada en distribuidor, y eso porque siempre he comprado lo último de lo último para que me dure por lo menos 5 años. Esta máquina ya tiene más de 6 y salvo este extraño problema, ahí se mantiene la bandida.

    Gracias mi estimado Guille. Familia es familia. Uno, es verdad, no escoge a sus padres ni a sus hijos (ni aún los adoptados) pues al crecer vaya uno a saber en que se convierten o que descubren de sus padres. Pero en este tipo de familia virtual, hay "menos riesgo"...... en realidad es lo único "mio" que me queda luego de la partida de mi Malú.

    Un saludo desde Lima, Perú.

    ResponderEliminar

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí