jueves, 26 de junio de 2008

Soy blogger, luego ¿existo?

blogging-pic Hace algún tiempo publiqué en este blog un artículo que tuvo algo de aceptación (lo cual me motivó por cierto, no lo voy a negar) titulado El síndrome del blogger principiante y desde entonces he estado meditando sobre el tema y sus ramificaciones y llegué a un punto en que me formulé la pregunta: soy blogger, luego ¿existo?. Y es que se dan muchas situaciones que aún al más enterado del asunto le puede atrapar inexorablemente en una vorágine de emociones encontradas y sin que nos demos cuenta de ello hasta que la situación, no es que salga de control o sea demasiado tarde, sino hasta que llegamos a un punto en que tenemos en nuestra personalidad características "virtuales" que nos cuesta un poco poder separar de la realidad física. ¿Confundidos?. Yo también un poco debo admitirlo. Me explico entonces.

Básicamente todos los que creamos un blog, sea en Blogger (Google) como en WordPress.com (por citar los dos servicios gratuitos más importantes y usados de la actualidad) lo hacemos por:

  1. Porque todos los demás lo hacen
  2. Está de moda
  3. Ganar dinero
  4. Ganar respeto y ser alguien

Tal vez no tan crudamente expuesto pero básicamente es común a todos. Aún a los que tienen formación profesional en medios de comunicación o aquellos que están por pintar canas o, como en mi caso, sufren de la mudanza de pelos en la cabeza (mejor dicho, perspectivas calvas a la distancia). Los humanos somos así, cuando vemos que la mayoría hace algo le tomamos atención y evaluamos si nos animamos a hacer lo 20070324190115-la-sociedadmismo o no. Generalmente lo hacemos, a nuestra forma claro está, pero lo hacemos. Ni que decir de los que aún tienen la pubertad a cuestas y buscan seguir los parámetros establecidos por sabe Dios quien y que resultan demasiado atractivos como para ignorarlos. Así de poderosa es la moda.  Y no es para menos que un gran segmento busque en Internet ganar el dinero que no se puede o no se pudo ganar en la vida real. Totalmente plausible y valedero pues la situación en la gran mayoría de los países no es como para decir que andamos en bonanza, aún en los del primer mundo tienen situaciones de "pobreza" que por cierto serían acomodados desde el punto de vista de los del tercer mundo. Pero ese es otro tema. Y finalmente esta la búsqueda incansable de aprobación, de reconocimiento, de lograr tener un sitio propio y único de nuestra propiedad (disculpando la posible reiteración de ideas y conceptos) pues nos "matamos" prácticamente pretendiendo tener una vida exitosa y prospera en el mundo virtual ya que en cierta medida el real no nos ofrece tantas facilidades. El caso más importante, a no dudarlo, es Second Life.

Pero todo esto tiene repercusiones que, sin ser dramáticas ni dañinas no dejan de ser "incómodas" a su manera y sólo a veces. Armamos un blog, sea en un servidor gratuito, en un hosting gratuito pero bajo nuestra administración o en uno de pago que brinda más servicios y seguridad. Como sea armamos un blog, lo decoramos a nuestro gusto, tomamos lo que consideramos mejor de otros y tomamos cuenta de lo que nos resulta desagradable de otros para agregar de lo primero y evitar incluir de lo segundo y al final tenemos un blog que, creemos firmemente, representa nuestra personalidad e idea. Estamos contentos con él, sepamos o no de diseño web o diseño gráfico. Y los que lo saben pues simplemente no pasan por este problema. Por supuesto buscamos hacerlo eficiente y rendidor desde el punto de vista del marketing y claro, los que son profesionales del ramo no tendrán ningún problema. Al final pocos tienen el conocimiento profesional de todos los temas relacionados con la implementación de una presencia sólida en Internet.

WebSpace[1] Luego viene el proceso de mantenimiento. Al inicio generalmente publicamos diario pues somos presas de la adrenalina virtual llamada entusiasmo. Pero como estamos hablando aquí de bloggers que tienen criterio, conocimiento y planificaron el tema y no de los que se dejaron llevar por el entusiasmo incoherente de la novedad, al poco tiempo establecen hábitos de publicación, investigación y organización. Muchos buscan colaboradores con una temática creativa similar a la de uno. Esto es el inicio de una pequeña empresa a no dudarlo. Pasa el tiempo y vemos que si bien es cierto seguimos con nuestra vida habitual, vamos al trabajo como siempre (al real) y salimos socialmente (como de costumbre), poco a poco la actividad de blogger va tomando minutos de todos estos estamentos de nuestra vida. Y no es que nos los quite, no para nada. Sino que mientras trabajamos aparece "una idea" para un nuevo post; mientras salimos con la pareja o con los amigos se nos ocurre "una estrategia para mejorar los posts y publicidad"; mientras estamos almorzando en la comodidad de nuestro hogar y viendo un programa por cable "brilla el foquito creativo y nos encontramos con la semilla de una idea para una nueva sección o diseño gráfico". Todo relacionado con nuestro blog. Es decir, empieza a formar parte de nuestras vidas sin que lo notemos. Y no lo notamos porque no dejamos de lado nada.

Al final, con el paso de las semanas, meses y a veces años, el ser blogger es tan natural como el ser profesional y trabajar en una empresa (o la nuestra según sea el caso), el ser amante con nuestra pareja, amigo con nuestro círculo de amistades, vecino con la gente que comparte el barrio y el día a día. Pero no todos son bloggers, así que buscamos instintivamente juntarnos con bloggers, así como profesionalmente buscamos conocer a otros del ramo, así como humanamente buscamos pareja o amistades, en fin, hacemos lo que hacen todos los humanos: relacionarse. Sólo que ahora agregamos un estamento más a los que por generaciones han venido existiendo: el blogging.

Entonces mis amigos, ¿soy blogger y por eso existo o existo porque soy blogger?.¿Ustedes que opinan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí