domingo, 15 de junio de 2008

La amistad es lo que cuenta

A la larga nosotros  no somos más que huéspedes en este mundo. Tarde o temprano nos retiraremos y el mundo continuará en nuestra ausencia. Algunos seremos recordados más que otros en función a sus acciones, buenas o malas. Las personas  también necesitan mantener vivo un recuerdo por alguna razón. Pero uno ya ha partido y no se lleva ni memorias, recuerdos ni mucho menos "recuerdos físicos". Es por eso que uno valora gestos como el que Marisol ha tenido la deferencia de otorgarme. Y no es, lo crean o no, por el hecho de obtener algún tipo de publicidad, concepto SEO o porque simplemente mi nombre aparece en otro sitio que no sea uno de mis blogs.

tmp29DE

Han sido unas semanas complicadas. Sigue no habiendo trabajo en mi horizonte, la empresa que ahora da hosting a mi humilde web estuvo con problemas y sigue con problemas razón por la cual no puedo tener mi web en línea como desearía (y para remate su sistema de soporte técnico esta hasta el cuerno porque no acepta nuevos tickets); dentro de poco me será difícil sino muy difícil poder seguir teniendo acceso a Internet. Y entre todo esto aparece Marisol con este gesto que lo tomo como un reconocimiento al simple hecho de haber podido ser perseverante y constante en esto del blogging.

thank-you-note-14021 Como todos al iniciarme esperaba lograr "el oro y el moro" en breve tiempo: me inscribí (mis blogs) en docenas de directorios, empecé a meter cuanto widget encontraba, llegué a tener hasta 11 blogs bajo mi administración (algunos privados por cierto) y luego de 1 año blogueando llegué, luego de pasar por algunas etapas difíciles, a un equilibrio que otorga la paciencia como la madurez. Y reitero, entre todo el polvo de los escombros de mi vida aparece Marisol con su gesto. No me considero digno de ello, en serio, no es una posición fatua o planificada para lograr mayor adhesión y simpatizantes. Lo que logré lo he logrado porque he tenido la fortuna de ofrecer lo que buscaban a las personas que estaban en la pesquisa de encontrar algo que necesitaban. Nada más. Curiosamente este blog lo cree por mi afición a la informática principalmente, pero definitivamente el blog que más cariño le tengo es Una marmota en el barrio de Lima que es el blog que menos visitas, suscriptores y comentarios tiene. Pero le tengo un cariño que para que les cuento. Casi 140 narraciones que tienen tanto de mi como mi timidez aparente me permita mostrar.

Marisol, simplemente gracias amiga mía. Tal vez jamás nos veamos en persona (aunque quien sabe) pero yo sé muy bien que, sea lo que sea que haya logrado en tu vida mi humilde presencia en la blogosfera (no tengo buen rating y tampoco me quita el sueño el no tenerlo) me has dado un motivo para poder estar un poquito menos descontento con mi destino y mucho más tranquilo conmigo mismo. Desde lo más profundo de mi corazón gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí