viernes, 11 de abril de 2008

Creación de contenidos y derechos de autor

Lo que se tiene claro respecto a la denominada web 2.0, es que esta permite una mayor interacción con el usuario, hasta el punto que son estos, y no necesariamente los creadores de las tecnologías, los que modelan la red y la definen. Esta facilidad a la hora de crear  la red, por medio de la aparición de contenidos o de las interacciones propias y naturales entre usuarios, pueden hacer que se olvide que existe un fondo tecnológico y empresarial que juegan un papel igual de importante en la evolución de la red. La importancia de la tecnología es evidente, y fue comentada en la entrada anterior, pero también hay que hacer notar el impulso que las empresas le pueden dar a la web 2.0, al usarla como herramienta que impulse sus procesos o metas. Mejor dicho, son las redes de las organizaciones las que deberían promover y aprovechar las ventajas que ofrece la web 2.0, si se espera que esta tenga un impacto real en la sociedad.

Esta posición ha cobrado vigencia, e incluso se han presentado diferentes soluciones que buscan adecuar la red a esta evolución. Tal es el caso de los nuevos medios, que hacen referencia a la aparición en formato digital de los medios de comunicación tradicionales. De esta forma, es normal ver como los diarios de todo el mundo vuelcan sus contenidos a la red, e incluso buscan aumentar la participación de sus lectores o usuarios usando herramientas típicas de la web 2.0 como los blogs. Puede parecer que esta solución es mas una obligación, y que además no tiene nada de novedoso, pero desde el punto de vista de como las empresas deben adecuarse a este nuevo modelo de red, es muy diciente.

Por otro lado, están las organizaciones que ven como una necesidad estar en la red. Este proceso no es nuevo, y viene de tiempo atrás que exista una página web de todo tipo de organizaciones y empresas. Lo novedoso de este enfoque, consiste en la utilización de herramientas como los blogs, para favorecer la comunicación entre un vendedor y un comprador, o de foros que acerquen a la compañía a la visión del usuario, es decir herramientas que permitan obtener información basandose en la presencia de los usuarios en la red. Cabe anotar que esta solución no es evidente, y que la adecuación de estas herramientas al mundo empresarial no puede ser una copia de su uso en el mundo doméstico. Es necesario ver qué resultados positivos se pueden derivar de estas implementaciones y si son realmente necesarias para todo tipo de organizaciones.

Un problema derivado de la facilidad de la creación de los contenidos y de su posterior publicación, es el de los derechos de autor. Para algunos fue evidente que la facilidad para acceder a la información era también la facilidad de hacer uso de esa información que en algunos casos podía tener algún valor. Sin embargo, también se hizo evidente que no toda la información contenida provee esa utilidad, y que en la mayoría de casos los contenidos no representan ningún interés desde el punto de vista comercial, no son rentables. Aún así, o quizás precisamente por esto, se hizo necesario crear algún tipo de garantía sobre los contenidos que son publicados en la red.

Una solución para esta situación se planteó con la aparición de creative commons, que es una licencia que se puede aplicar sobre los contenidos, con un respaldo legal aplicable a los países que la añaden en su jurisdicción. De esta manera, el usuario que publica un contenido puede protegerlo de tal forma que sigue siendo accesible y referenciable, incluso puede compartirlo, pero al mismo tiempo puede mantener algún control sobre su difusión o uso. También hay que decir que detrás de esta propuesta se esconde una solución mediante la cual los contenidos no van a tener todos los derechos reservados, y esta es una política que desde el punto de vista económico genera cierta desconfianza, o como dicen los inversores, incertidumbre. En todo caso, las licencias abren la posibilidad de generar niveles de protección de derechos intermedias, como se dijo antes, pero al mismo tiempo esto implica que la reproducción es válida y por eso hacía referencia a la desconfianza económica del modelo, al no permitir explotar los contenidos de la manera tradicional. ¿Quiere esto decir que los contenidos son gratis, que el modelo es inviable? No lo sé, pero por lo menos resulta interesante plantearse ese escenario. En todo caso, habrá que ver que alcance tienen este tipo de licencias, y en que casos es aplicable.

Un ejemplo de mutua colaboración bajo licencias como la nombrada anteriormente es el de Wikipedia. En general, los wikis son una colaboración entre diversos usuarios, aunque su definición como tal es muy variable. Lo que se puede decir, es que como los servicios que promueve la web 2.0 depende fuertemente de los usuarios, ya que son estos los que los crean y modifican la información allí contenida, e interactúan entre ellos en la creación de estos cambios. Cabe anotar que el desarrollo de los wikis requiere de unos altos costes de gestión a la hora de corregir errores, proteger la información, etc., que se traducen en una altísima  inversión de tiempo de trabajo, aunque al mismo tiempo en una nula inversión económica mas allá de la infraestructura, porque  los que colaboran (mucho o poco, pues se aprecia todo tipo de ayuda) no cobran. El caso de Wikipedia es emblemático, no sólo por el éxito que ha tenido alrededor del mundo, o su peso dentro de la red, sino por la cantidad de usuarios que colaboran en ella. Esta colaboración no sólo es importante desde el punto de vista de ”regalar” el tiempo que exige colaborar para un artículo, sino que a la vez el usuario renuncia a sus derechos sobre la colaboración realizada, permitiendo así que la enciclopedia siga siendo gratuita e incluso libre, porque está permitido el uso de su información con fines comerciales. En todo caso, y como se comentó antes, no siempre estos contenidos tienen algún valor económico y por lo tanto, se considera que esta es una colaboración altruista. Por otro lado, habría que revisar que valor agregado puede representar un wiki en el ambiente empresarial sobre otras alternativas antiguas como los foros,  o los chats, y si este medio resulta efectivo sobre todo cuando se basa en una inversión de tiempo no remunerada, aunque la definición no lo exige.

Como se planteó al principio, es de notar que la implementación de los servicios de la web 2.0 , que aparecen originalmente en el mundo doméstico, exigen ser adecuados al mundo empresarial, pues las exigencias son distintas (desde el punto de vista económico, de gestión, tecnológico, etc.) y los resultados esperados también lo son.

____________________________
Fuente : Creación de contenidos y derechos de autor
Autor : Diego Pacheco
Web : IGEN 2008 Diego

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí