jueves, 20 de marzo de 2008

Sobre autoría, propiedad intelectual y derechos de autor

Bueno, acabo de presenciar una situación en un blog, el cual me reservo el nombre porque no viene al caso utilizar prestigios bien ganados de terceros para este tipo de dimes y diretes, en que se han espetado acusaciones tan severas como robo, ladrón y mentiroso. Si, pueden resultar términos hasta coloquiales y algo habituales pero si ven el contexto y significado de ellos en conjunto, hablan de una persona que no tiene principios morales, éticos ni sociales, ergo, una paria de la colectividad. Y hablo específicamente de la colectividad virtual en Internet, porque en la vida de carne y hueso, donde no hay nicks ni avatars sino documentos de identidad y personas, otro es el cantar, y no siempre lo que vemos en la red representa el reflejo de la persona real.

Los hechos son los siguientes:

  1. Un web publica una serie de archivos para el uso y disfrute libre de los internautas con la única condición de que respeten la autoría de los mismos, entiéndase, que se mantenga el nombre, link, dirección, etc. de quien lo ha creado. Esto es lo mínimo que se puede esperar como petición y reconocimiento de y para aquellos que nos brindan información, herramientas, soluciones y demás tipo de elementos de manera gratuita y desinteresada.
  2. Uno de los que ha descargado estos archivos encontró que podían, sino ser mejorados, ser sujetos a algunas modificaciones. Dado que ha realizado cambios, algunos significativos, otros radicales y algunos apenas perceptibles, el resultado es un nuevo producto basado en un original. Hasta aquí no hay problemas, pues en la red hay varias empresas y personas que toman un programa de otra empresa o persona y lo modifican, eventualmente logra optimizarlo aunque en la mayoría de los casos, es un cambio de la apariencia y rendimiento. Un ejemplo claro lo vemos en los programas GNU. Y todos estos programas se sabe (porque es muy común que los que lo modifican así lo publiquen) cual fue la fuente original del mismo. El ejemplo más conocido es la mulita eMule creado a partir del eDonkey, del cual hay varias variantes basadas en el mismo motor de conexión e intercambio.
  3. La persona que descargó el archivo original, lo modificó, retiró los créditos iníciales y luego los publicó en su propio web pero incluyendo un link hacia el web del autor original.

Este tipo de situaciones son bastante habituales y comunes. El asunto crucial aquí es que en el web del autor original hay un anuncio en que se dice, más o menos, que uno es libre de bajar y tomar lo que sea que este publicado en este web siempre y cuando se respete la autoría. Y la autoría ha sido respetada, aunque en parte. Veamos:

  1. Un programa, el que sea, luego de ser modificado, mejorado o alterado, ¿da origen a algo totalmente único?.

    La respuesta es si definitivamente.
  2. Este programa modificado, mejorado o alterado, ¿es algo totalmente original?.

    La respuesta es no por supuesto.
  3. Los derechos de autor, ¿corresponden sólo y únicamente al autor original del programa?.

    La respuesta es sí y no. Obviamente si porque el autor original ofreció la materia prima para las modificaciones, el producto acabado que otro puedo retocar o desarmar y re-utilizar las piezas para producir algo diferente (mejor o no). Entonces, además de la evidente autoría del creador original, esta la autoría del que realizó las modificaciones. ¿Ambas son de igual peso?. No necesariamente. Por lo general el autor original debería de tener el mayor peso de crédito, pero eventualmente en el caso hipotético de que el que hace las modificaciones saca un producto mucho mejor en rendimiento y operatividad, creo que al menos el "revisor" debería de tener el mismo grado de autoría. No obstante, no creo que se dé el caso de que un revisor logre mayor crédito que el autor original. Mejor dicho, no debería de darse, pero presumo que por ahí hay casos aislados.
  4. Si el que modifica el programa original lo distribuye indicando clara y abiertamente que esa distribución es creada por él pero que está basada en otro programa, del cual ofrece por lo menos un link hacia el web del autor, ¿es aceptable que se le tilde de ladrón?.

    Honestamente creo que no. Una cosa muy distinta sería si no hiciera ninguna referencia al autor original, pero no es el caso.

Hasta aquí unos hechos y opiniones estrictamente personales pero todo esto lleva a otros puntos a considerar:

  1. Lo que sea que se publique en Internet es de dominio público se quiera o no. Imágenes, programas, información, etc. todo está disponible y puede ser accedido por quien quiera en el momento que sea y hacer uso de dichos datos (en general por supuesto) de la manera que uno decida o le dé la gana de hacerlo. Hay libertar en la red para disponer de las cosas que están publicadas por ser de dominio público. Ojo, dije y reitero la palabra clave aquí: disponer. Entiéndase claramente como poder acceder y tomarlo.
  2. Muchos utilizan esta información o datos para recrear programas, información, imágenes o lo que sea, de manera propia y única. No es  secreto para nadie que los diseñadores gráficos utilizan Google y Live Search para buscar imágenes, sea que lo hagan para usarlas tal cual las encuentran o sea para tomar ideas. Hay webs que ofrecen y comercializan imágenes para este fin.
  3. La autoría en Internet es algo bastante complicado de mantener y administrar mientras no exista un marco legal real en que nos podamos amparar. Si el país en que vivimos no tiene marco legal para este tipo de situaciones, poco o nada podremos hacer.
  4. Internet es inmenso en realidad, pero fácilmente se puede determinar quién es el autor verdadero de lo que sea. Hay autores que no logran vender sus ideas y productos porque bueno, serán buenos creando pero no buenos comercializando. Mientras que hay otros que son capaces de vender un sobre todo de rayas blancas y negras a una cebra. En un mundo ideal, ambos cooperarían y se beneficiarían mutuamente. Pero este no es un mundo ideal e Internet no es la excepción. Sin embargo, y a raíz de la aparición de los blogs en particular, la autoría ha cobrado mayor fuerza y ahora son realmente pocos los que se benefician anónimamente del trabajo de otros.
  5. Los catálogos son el medio ideal para encontrar en un mismo y único sitio diversas opciones del mismo tema. Yo visito frecuentemente Templates Monster para ver que ideas nuevas han producido. Mientras que en los catálogos se haga referencia al creador original, se está cumpliendo lo mínimo necesario para respetar los derechos de autor.

Para finalizar, hay casos especialmente obstinados y que corresponde al segmento de los programas portables. Crear un programa portable no es complicado en realidad. Sin embargo he visto en varios foros como se dan verdaderas luchas de callejón por la autoría de un portable, olvidándose que el creador de un portable no es precisamente un creador original. Un portable simplemente evita una parte de la instalación normal en que el programa se registra en el perfil del usuario. Siempre hay ingresos en el registro de Windows, pero normalmente al cerrar el programa estos son borrados, aunque hay otros en que se mantienen y pocas veces esto causa daño. Pero bajo ninguna circunstancia los que crean portables creo que puedan exigir derechos de autor sobre un programa al cual no le han hecho ninguna modificación y simplemente han acortado el proceso de registro e instalación. No obstante si hay que reconocerles el empeño y mérito en lo referente a compartir libremente sus logros, de eso no hay duda alguna.

El que tomen algo que yo he desarrollado, le metan mano, tijera y cuchara y lo ofrezcan como suyo (que en parte así sería, pero sólo en parte y dependiendo del tipo y grado de modificaciones) pero al mismo tiempo reconozcan de dónde tomaron el original, por mí está bien: publicidad gratuita para mí. No, es en serio, lo que yo diseño y programo otro puede mejorarlo, es una ley universal que siempre hay uno mejor que uno. Unos toman el camino largo de empezar desde cero, otros toman "atajos" utilizando lo ya existente y mejorándolo o adaptándolo y otros, menos mal que pocos, sólo matizan colores y textos y juran que ya crearon algo nuevo.

Este tema de para mucho más, es verdad, pero esto es sólo una reflexión. Bien puedo estar equivocado o bien puedo haber omitido algo. Mi blog esta a su disposición para los comentarios que deseen realizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí