lunes, 28 de enero de 2008

Transforma la torre de tu ordenador en un R2D2

¿Eres un fan de la saga Star Wars? ¿Tienes además mucho (pero mucho) tiempo libre y no sabes a qué destinarlo? ¿Qué te parecería aprovecharlo para convertir la aburrida torre de tu ordenador en todo un R2D2? ¿Te atrae la idea?
Si la respuesta ha sido afirmativa, te sugiero que consigas el siguiente material:

  • Un barril o cualquier otro objeto con forma cilíndrica
  • La base de una parrilla (será la cabeza de nuestro R2D2)
  • Rotuladores
  • Spray de colores
  • Y claro, una placa base, un micro, memoria RAM, una tarjeta gráfica, un disco duro y un reproductor de DVD

Si tienes un poco de maña y sigues estas instrucciones, podrás conseguir algo como esto:

torre-r2d2

Yo, lo admito, sería incapaz de lograr una cosa así. Lo mío no son las manualidades

Nota
Las instrucciones esta en idioma inglés pero se entiende fácil.

 

Fuente : Transforma la torre de tu ordenador en un R2D2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVISO:
Muchas gracias por considerar dejar un comentario. Te pido por favor que tengas en cuenta las siguientes pautas:
1. Evita usar lenguaje prosaico u ofensivo, y mantener siempre el respeto por todos.
2. Respeta las opiniones de los demás y no cometas el error de atacarlos de manera insultante o prosaica.
3. Si no estas de acuerdo con el tema publicado, ambos sabemos que hay forma de realizar una crítica sin ofender ni agredir.
4. También queda prohibida los enlaces de promoción o publicidad descarada.
5. Finalmente te pido que no utilices abreviaturas en tus respuestas para poder mantener una armonía en la lectura de los mensajes y una mejor comprensión de la lectura.

Y como muestra de mi gratitud por tu visita y comentario, si tienes sitio web o blog y has ingresado ese dato u OpenID, agregaré tu web o blog en mi sección Blogs de amistades y/o que me gusta visitar seguido.

En caso contrario tu comentario podría ser eliminado. Aprecio mucho que consideres esta petición de mi parte. Muchas gracias por tu comprensión.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El pianista que tocó y alguien escuchó

Una marmota en el barrio de Lima

Historias de una cocina

El cine que compartí